LA LUNA AZUL. UNA MARAVILLA CADA 2 Ó 3 AÑOS

El fenómeno conocido como luna azul sucede cuando en un mismo mes del año, podemos observar dos lunas llenas. Esto acaba de ocurrir en el mes de julio, cuya primera luna llena tuvo lugar el día dos y la segunda el último día de mes. Este fenómeno no volverá a repetirse hasta el 2018.
Sin embargo, a pesar de su nombre, la luna azul no tiene ese color, sino que se trata de una luna llena normal. Su fama comenzó en el año 1999, pues se dio el curioso fenómeno de que durante un mismo año se dieran dos lunas azules.
¿Por qué entonces la llamamos luna azul?
Su nombre procede de una mala traducción de su nombre original en inglés, que era belewe moon, es decir, luna traicionera. Belewe acabó degenerando en Blue, que significa azul y por eso se le ha dado ese nombre.
El origen de este nombre proviene de que durante la edad media, cuando durante una estación había cuatro lunas llenas en lugar de tres. Si esto sucedía durante la primavera, obligaba a extender el ayuno de la cuaresma y por eso la tercera de las lunas recibía el nombre de Belewe Moon, o luna traicionera.
Pero, ¿existe la luna de color azul?
Todos hemos visto preciosas fotos de la luna con un bonito color azulado. ¿Son entonces fruto de trucos de luz? Sí, pero en algunos casos estos trucos son totalmente naturales. Es posible ver la luna de color azul si la observamos a través de una capa de humo y cenizas.
Se sabe que en el 1883, tras la erupción del volcán Krakatoa, sus cenizas llegaron a los mismos límites de la atmósfera. Como estas no permitían pasar el color rojo, la luna adquirió un tono azul que se pudo ver desde muchos lugares del mundo.
Otros tonos de la luna
Además de azul, también es posible ver la luna en tonos rojizos o anaranjados, sobre todo en el momento en que comienza a vislumbrarse en la noche y en el que se oculta a la mañana. Esto es debido a la forma en que los rayos de luz atraviesan la atmósfera, creando esta ilusión.
También existen las llamadas lunas de sangre, de color rojo intenso, que tienen lugar durante algunos eclipses donde la luna pasa por detrás de la sombra de la tierra. El satélite se oscurece, pero recibe el reflejo de luz roja de la atmósfera de la tierra, por lo que podemos verla de este particular color.

Contribuido por nuestra amiga Raquel

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar